Es normal toparnos con las marcas de nuestro neumático, la banda de rodadura, completamente desfigurada por el correr del tiempo. Nos fuerza a ir al taller, que generalmente equivale a sustituir el neumático. Mas, ¿y si pudiésemos regenerarlos? Esa es la ida idea que da vida a los neumaticos de Goodyear, anunciados el día de hoy.

Este no es más que un término que, en verdad, se iba a presentar en el Salón del Vehículo de Ginebra anulado por el coronavirus. Mas la idea es más que impresionante: a través de unas cápsulas futuristas potenciadas con IA estas bandas se regeneran.

Así son los nuevos neumáticos ReCharge.

Sencillamente deberemos dirigir una cápsula dentro del neumático a fin de que la vida útil de la banda de rodadura se vuelva a regenerar. Una cápsula que en su interior tiene un compuesto líquido que restaura el neumático y evita que pasemos por el taller.

Los neumáticos de Goodyear se regeneran solos

La idea es muy ida, mas Goodyear ha dado detalles suficientes para imaginárnoslo. Una vez el neumático se ha gastado, sencillamente deberemos regentar la cápsula rellena de un compuesto biodegradable que está hecho de un material inspirado en la seda de araña. Las bandas se restauran merced a este líquido, que marcha con inteligencia artificial.

El compuesto es único para cada conductor y además de esto se ajusta en función de las condiciones del tiempo o bien de la senda. En el caso de precisar, por poner un ejemplo, neumáticos más propios para tiempos fríos sencillamente deberemos dirigir la cápsula conveniente en lugar de tener múltiples pares de neumáticos. Lo mismo ocurre si sencillamente deseamos tener peculiaridades singulares en los neumáticos, como un mejor agarre en la pista.

Esta idea es lejanísima, con lo que Goodyear asimismo ha imaginado sus neumáticos con un estilo enormemente futurista. Tiene una forma alta, con un marco estrecho que además de esto se podría personalizar. Conforme Goodyear, el diseño de estos neumáticos suprimiría la necesidad de contrastar la presión de las llantas y los pinchazos desaparecerían.

Como es de aguardar, la firma no da ninguna indicación de si esta tecnología está ya lista para la producción. El siquiera meditar que podemos tener múltiples géneros de neumáticos sencillamente utilizando una cápsula es algo tan orate que nos hace meditar que no vamos a ver este avance en las carreteras cuando menos en bastantes años. No obstante, es una agradable sorpresa ver qué se pasa por las cabezas de los ingenieros, probando que estamos cercanos a un futuro en el que la conducción se vuelva más alcanzable.